Historia

Breve nota histórica de las farmacias Adell en Blanes
En 1925 el farmacéutico Joan Adell Escalante llegó en Blanes con la intención de abrir una oficina de farmacia en esta población. Aconteció que, en ese momento , el señor Santiago Espinosa de los Monteros, boticario de la calle de la Muralla , puso a la venta su farmacia, y el joven Juan Adell Escalante le comprar.Joan Adell Escalante en 1929 daba de alta unLaboratorio Adjunto a la Farmacia, autorizado para la preparación y distribución de especialidades farmacéuticas , registrándose unas cuantas a la Dirección General de Sanidad , como los supositorios Esfínteres bismútic el tratamiento de las afecciones laríngeas y las inyeccionesVixaam por problemas pulmonares. Pero el medicamento estrella fue la pomada GUPY, a base de productos balsámicos naturales, como lo eran el eucalipto, la resina de haya , el mentol, el alcanfor y el terpineol .    
Tanto el logotipo como los carteles publicitarios fueron obra del dibujante Joan Junceda . Se llegó a vender en todas las farmacias del país, pero la guerra civil y los difíciles años posteriores a la misma obligaron a suspender la fabricación. Cabe decir que aún hoy, cincuenta años después de su desaparición , hay quien nos pide el GUPY en nuestras oficinas de farmàcia.L’any 1963, nada más terminar la carrera , su hijo Joan Adell Álvarez puso a trabajar junto al padre, aportando juventud e ideas nuevas al negocio y ejecutando la primera reforma el establecimiento . No fue hasta 1972 que Juan Adell Álvarez abrió la segunda farmacia , en la calle de Anselm Clavé. El padre, con 72 años, se retiró y la farmacéutica María Teresa Creixell Sureda , esposa de Juan , fue la nueva titular de la calle de la Muralla . Fue entonces cuando se llevó a cabo la segunda reforma de aquella farmacia.
Juan y Teresa tuvieron cuatro hijas, dos de las cuales , Teresa y María, estudiaron la carrera de farmacia. Cuando Teresa se ​​licenció asoció con la madre y crearon la Farmacia Adell – Creixell, iniciando la tercera reforma de la calle de la Muralla .

En 2003 Joan Adell Álvarez se jubilaba y traspasaba a María Adell Creixell la farmacia de la calle de Anselm Clavé, que María reformaba convirtiéndolo en el establecimiento moderno y ejemplar que todos conocemos y donde centralizaría la elaboración de fórmulas magistrales con el apoyo de un avanzado laboratorio galénico .

Desde entonces, las dos farmacias se ha adaptado día a día, tanto con personal especializado como con las infraestructuras adecuadas, a las normas que exige un servicio farmacéutico de la máxima calidad.

Pin It on Pinterest

Share This